image-fechaevento

Noticias

El aguante es marca registrada de Cosquin Rock

Cada edición de Cosquín Rock es una experiencia única para todos, tanto para los artistas como para los asistentes, es por eso que cada año se suman nuevas anécdotas que quedan grabadas en la memoria colectiva del festival y le dan sentido al ¡Aguante Todo!

Más allá de la cantidad de artistas y de asistentes, vivir la experiencia de un Cosquín Rock es el verdadero atractivo del festival, porque no se trata de ir a escuchar a tus artistas favoritos para después irse a tu casa, sino que vivir y sobrevivir para que puedas contar tus anécdotas y recuerdos.

Anécdotas que dan aguante

La gente vive la experiencia en vivo, pero los artistas tienen las anécdotas detrás de los escenarios. El primer Cosquín Rock para Andrés Calamaro fue en el año 2015 y confeso que nunca había estado tan nervioso antes de salir a un escenario, porque el ambiente que se forma es único y eso que lleva más de 40 años de carrera.

Lo mismo le paso a Las Pastillas del Abuelo, los que en la edición del 2016 se encontraban tan nerviosos que los administradores le dejaron una botella de fernet, la cual desapareció antes de subirse al escenario. El caso de Catupecu Machu es todo lo contrario, el bajista Gabriel Ruiz Díaz se lanzó al público con su instrumento, y salió de ahí sin instrumento y sin ropa. Black Dali llego a cantar luego de bajarse de su autobús, subirse a una moto y correr entre medio de la gente para subir al escenario, todo esto con una mano rota.

La lluvia es un invitado especial en cada edición y como dicen en córdoba “Sin lluvia no es Cosquín Rock” pero el show debe continuar, incluso tocando arriba de un camión, tal como lo hizo la banda 4 al Hilo y Carajo, los que salieron a tocar cuando todos creían que se suspendía todo.

Una anécdota histórica de Cosquín Rock fue hecha por un histórico, el gran Pappo Blues. Las autoridades amenazaron con cancelar el festival debido a los disturbios que se originaron a las afueras de la Plaza Prospero de Molina en el año 2004, pero Pappo y sus músicos fueron a hablar con el fiscal de turno diciéndole “Soy el Nostradamus del Rock y le aseguro que no va a pasar nada malo si deja entrar a mis huestes” ¡Y así fue! Y además aprovecho de hacer las paces con Charly García con el que no se hablaba hace 10 años.

Un festival lleno de historia, aguante y música, pero por sobre todo ¡Aguante!

suscríbete

Síguenos
Cosquin Rock CL |